×

Advertencia

Uso de cookies - Unión Europea

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.

Ver la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas

El uso de cookies ha sido rechazado.
Imprimir
Categoría: La historia es del Pueblo
Visto: 1827
San Lorenzo quiere que la Ley de Memoria Histórica lo reconozca como víctima de la Guerra Civil

Vecinos de San Lorenzo agrupados en la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica piden que el barrio sea reconocido como "víctima" de la Guerra Civil en la futura ley de la Memoria Histórica, por la anexión "ilegal" a Las Palmas de Gran Canaria en el año 1939. La asociación que ha presentado una propuesta de enmienda al proyecto de ley a través del diputado de Nueva Canarias (NC) Román Rodríguez, exigen que sea reconocido no sólo el derecho a la "reparación de la memoria" de las personas y familias que sufrieron la represión durante y después de la Guerra Civil española, sino también el de las entidades locales.

San Lorenzo fue un claro ejemplo de las irregularidades e ilegalidades que se cometieron tras acabar la Guerra Civil. En 1939 y, por decisión del gobernador civil Antonio García López, se anexionó el municipio al de Las Palmas de Gran Canaria en clara violación de la normativa municipal republicana dictada en 1935. Dicen los defensores de la restitución histórica del barrio que ni la población fue consultada ni fue una decisión que tomara su Corporación. Es más, sólo cinco de los diecinueve concejales firmaron "bajo pistola" la fusión.

José Miguel Dumpiérrez, abogado que ha participado en la elaboración de la propuesta, señala que la ley se "quedaría coja" si no se reconociera el daño colectivo que se hizo a las entidades locales, ya que el municipio es una de las organizaciones elementales de nuestro entramado territorial y "donde los individuos hacen causa común en defensa de sus intereses".

HONRAR. El proyecto de ley por la recuperación de la Memoria Histórica, propuesto por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, trata de "honrar y recuperar la memoria de los que padecieron las injusticias y agravios" que por "motivos ideológicos o políticos o por conductas vinculadas con opciones culturales, lingüísticas o de orientación sexual" realizaron ambos bandos durante la Guerra Civil y, posteriormente, durante la dictadura.

Según la Asociación, el proyecto de ley reconoce la "reparación y reconocimiento" a título individual, pero no a los pueblos o municipios que fueron "silenciados" con la anexión a otras entidades locales y que, en muchos casos, supuso el fusilamiento o la represión de sus representantes locales legalmente elegidos.

Si bien el nacionalista Román Rodríguez accedió a defender la enmienda durante su trámite parlamentario, los retrasos en la elaboración de la misma han impedido su defensa en la Cámara Baja. No obstante, Rodríguez se ha comprometido a llevar a la Comisión sobre la Memoria Histórica, presidida por el socialista Ramón Jáuregui, la enmienda aunque deberá ser otro partido político quien la defienda en el Senado al no tener ahí NC representación.

Rodríguez cree que la enmienda no tendrá problemas para ser admitida a trámite por el "talante" y la "coherencia" de las personas que están en la Comisión. "La ley está orientada a reconocer la deuda que se tiene con las personas que fueron agraviadas pero es bueno, de justicia, que se reconozca el daño que se hizo a dicha corporación". El diputado cree que el sistema democrático español tenía una deuda pendiente con esta parte de la historia española y que ha transcurrido el tiempo suficiente para que la "reclamación" se dé aunque no contente al cien por cien de los españoles.

Los vecinos quieren, además, que se declaren "nulas de pleno derecho" todas aquellas resoluciones dictadas por las autoridades y que no hayan sido aún "anuladas" ya que se tomaron vulnerando el marco normativo existente en el momento.

El proyecto de ley deja bien claro que no se recompensará a los agraviados. Sin embargo, la Asociación quiere que, en el caso de tratarse de colectividades, se les "restituyan los derechos o situación jurídica" anterior a la Guerra Civil si así lo deseasen sus representantes. Una puerta abierta a la segregación.

Lourdes S. Villacastín/R. Gil - Las Palmas de Gran Canaria
La Provincia - Lunes 30 de julio de 2007