×

Advertencia

Uso de cookies - Unión Europea

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.

Ver la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas

El uso de cookies ha sido rechazado.
Imprimir
Categoría: Noticias
Visto: 2184
En el 529 aniversario de las Fiestas Fundacionales de Las Palmas de Gran Canaria el Cronista Oficial habla de los principales momentos de la historia de la Capital y, de forma increíble, no hace alusión al año 1937, en donde la Ciudad crece, de forma ilegal, el doble de su extensión. ¿Cómo es posible que no caiga en la cuenta que el crecimiento de la Ciudad no se debió a un número de magia y sí a un atropello que iba contra la legalidad? ¿Cómo explicará el día de mañana este injusto olvido? Evidentemente no hace alusión a aquel hecho porque, como muchos saben y él también, fue un suceso que se hizo de forma ilegal y eso al Sr. Laforet, Cronista de la Ciudad, parece que le da miedo recordar. No olvide que aquella injusticia se hizo atentando contra los derechos fundamentales que amparaban a toda una población y a sus representantes políticos: al Municipio de San Lorenzo de Tamaraceite.

Ante tanta injusticia, encubierta por los mal llamados demócratas que conocen los hechos, yo me pregunto porqué seguimos con tanto secretismo que lo único que lleva es a que, a la larga, la gente se de cuenta que quieren tapar, por todos lo medios, la verdad de lo sucedido, una verdad que no interesa que se sepa, pero hay que luchar, con todas nuestras fuerzas, para que este atropello y esta falta de respeto no se perpetúe en aras de esconder la verdadera historia, basada en la ilegalidad más abominable y que algunos, como claramente se ve quieren seguir tapando. Las injusticias y las mentiras no se pueden ocultar y silenciar eternamente y ya es hora que se desenmascaren. No se olvide Sr. Laforet que, hoy por hoy, la historia del municipio de Las Palmas de Gran Canaria no es sólo la historia de Vegueta y sus alrededores. ¿Usted conoce la historia de su Municipio? ¿Sabe donde está Guinea, un topónimo que se encuentra dentro del municipio del que usted es su cronista oficial? ¿Sabe quién fue Adeum? ¿Sabe que  Tamaraceite fue un cantón que se extendía a lo  largo y ancho de lo que hoy es el municipio del que usted es cronista? ¿Se ha enterado usted quién fue D. Juan Santana Vega y qué le sucedió? Y así miles de preguntas a las que usted tendría muchas dificultades en dar respuesta y no se puede usted olvidar de su condición. Esperaba dentro de los hitos de la Ciudad que usted, aunque fuera de pasada, hiciera alusión a la otra historia, a la gran desconocida, pero me parece que usted sigue empecinado en seguir ocultando parte de la verdad. La historia de esta Ciudad merece que esta farsa no continúe y usted se esmera en seguir tapando lo que realmente sucedió y por mucho que se empeñe, poco a poco se sabrá.

No puede alegar desconocimiento pues sería un contrasentido a su condición y además hace unas fechas, en un acto celebrado en Tamaraceite, ya se le hizo alusión a sus olvidos. Creo que debe enmendar sus errores y reconocer sus lagunas. De pena, de autentica pena. Sr. Laforet.

Juan Francisco Santana Domínguez
Doctor en Historia