×

Advertencia

Uso de cookies - Unión Europea

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.

Ver la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas

El uso de cookies ha sido rechazado.
Imprimir
Categoría: La voz silenciada
Visto: 3057

Cuando hablamos del Municipio de San Lorenzo, a la mayoría de los lectores no se les ocurriría pensar que esta zona de Alviturría y Fuente de Morales, situadas en el Barranco del Guiniguada, también pertenecieran a nuestra Jurisdicción y, por supuesto, estarían muy equivocados porque cuando se habla de límites municipales el término de Alviturría y sus aledaños siempre aparecen como la zona frontera con la Capital por la parte Sur de San Lorenzo. Debemos tener muy presente que en la Fuente de Morales vivieron algunos de nuestros alcaldes, como pueden ser Salvador Rodríguez, que desempeñó el cargo en aquellos alejados y significativos años de 1679 a 1683 o, más recientemente, Miguel Medina Martín que lo desempeñó en el año 1931 y en los años 1935 y comienzos de 1936.

Para saber el origen del topónimo Alviturría debemos trasladarnos al siglo XVII y a uno de los hombres fuertes de la Capital del aquel entonces. El día 25 de noviembre de 1672 el Licenciado D. Domingo Alviturría Orbea y Salazar, era Chantre en la Catedral, y arrendaba su molino de “pan moler” que tenía en el barranco de esta Ciudad, por un período de dos años[1]. Especificaba, en un minucioso listado, todo el material que en el molino se encontraba en aquellos momentos. En este documento podemos encontrar la firma de D. Domingo Alviturría, el hombre que dio origen al topónimo, aunque antes, en nuestra Ciudad, vivieran sus progenitores. Su padre fue D. Juan de Alviturría, de origen vasco.

Firma de D. Domingo Alviturría.

Domingo de Albiturría Orbea y Salazar, el día 22 de octubre de 1675, arrendaba unos cercados de tierra de pan sembrar por arriba del molino[2] “que tengo en los barrancos de la Ciudad en la parte que mira a Tamaraseite, linda por la parte de arriba con los cercados de Salvador Rodríguez”. Vemos que se nombra al Alcalde del Lugar de San Lorenzo, Salvador Rodríguez, ya mencionado anteriormente.

El 11 de abril de 1676 se hizo un documento en el que el Sr. D. Domingo Alviturría Orbea y Salazar[3] nos decía que las tierras que estaban por arriba de las suyas eran las del cercado de Salvador Rodríguez. También nos habla de sus tierras en la Fuente de Morales.

En un documento del día 28 de agosto del año 1692 podemos leer que D. José Alviturría y D. Salvador Verdugo Alviturría, Capitán Comandante del Regimiento de la Ciudad, poseían el testamento de los Alviturría[4] y en dicho documento se podían apreciar las posesiones del hombre que había dado nombre a la zona que estaba justo en la frontera entre los municipios de Las Palmas de Gran Canaria y el de San Lorenzo, encontrándose la mencionada zona de Alviturría en este último Lugar. Debemos conocer que hasta el año 1812 eran denominados lugares a todos los territorios que a partir de aquella fecha serían conocidos como municipios.

Entre las posesiones que se mencionaban en el testamento de D. Domingo de Alviturría Orbea y Salazar se encontraba un cortijo en El Dragonal, con casa, bodega y lagar, de 60 fanegadas y con 7 días de agua cada mes. Se especifica que había sido comprada a sus padres. Además se hace referencia a un cercado en la Fuente de Morales que había comprado a Salvador Rodríguez en 8.000 reales. Hay que decir que el citado Salvador Rodríguez fue uno de los alcaldes más emblemáticos del Lugar de San Lorenzo de Tamarasaite. También se cita un molino en el Barranco de esta Ciudad, aunque debiera decir en el Barranco de Guiniguada porque, en realidad, se encontraba en la falda del barranco perteneciente a San Lorenzo. También se menciona un cortijo en Tamaraceite, “que llaman la Hoya de Paterna y las tierras de San Lázaro”, que comprendían unas 60 fanegadas compradas a José Rodríguez y otras personas. Se mencionan varias casas que tenía en la Ciudad, una de ellas se encontraba situada en la calle de La Peregrina.

También disponemos del testamento de D. Juan de Alviturría Orbea y Salazar[5], realizado el día 21 de agosto de 1706. Pedía ser enterrado en la Catedral, en su sepultura, en el Sagrario. Se especificaba que la sepultura se encontraba en el pilar frente a la Capilla de Nuestra Señora de Belén, al lado de la epístola de dicho Sagrario, “en la losa donde fue enterrado mi tío” D. Domingo de Alviturría Orbea y Salazar, si falleciera en esta Ciudad, y si fuera en Telde, en la Capilla de San Francisco de Paula del Convento de Nuestra Señora de la Antigua, donde estaba enterrada su mujer,  Dª Francisca Paula Guerra o Puerta. Es muy interesante este documento porque nos especifica, de forma clara, el lugar en dónde fue enterrado D. Domingo Alviturría.

Mapa de deslinde entre San Lorenzo y la Capital

Pasan los años y el nombre de Alviturría sigue vivo a través del territorio al que dio nombre. Cuando se habla de los límites del Municipio de San Lorenzo siempre sale a colación su apellido y una construcción relacionada con dicho personaje: El Molino de Alviturría. En un documento del año 1863 podemos leer: “... la jurisdicción eclesiástica de una parroquia debe seguir la demarcación civil de su Ayuntamiento en los lugares donde no exista expediente eclesiástico que nos indique lo contrario. Las parroquias de Teror, Arucas y Santa Brígida, con las que linda la de San Lorenzo, no reconocen otro término en sus jurisdicciones sino el que marca la jurisdicción civil, que consta del padrón vecinal que forman los respectivos Ayuntamientos, y como en San Lorenzo no hay documento que acredite su demarcación eclesiástica ha sido costumbre seguir la demarcación civil. “Los límites comienzan en la Cruz de Piedra, situada enfrente del Castillo del Rey, siguiendo todo el Lomo que domina los Barrancos de la Ciudad, y baja al Molino de Alviturría, sito en dichos barrancos”.

En este documento nos encontramos una reseña de la Parroquia de San Lorenzo con la fecha en que se separa de la Parroquia Catedral, y se especifica claramente que los límites no han de extenderse más allá del molino del Señor Arcediano D. Domingo de Alviturría[6].

En el gráfico que hemos podido ver anteriormente, que se trata de una porción del plano de deslinde entre los municipios de Las Palmas de Gran Canaria y el de San Lorenzo, recuperado por el autor de este trabajo y cedido al Archivo Histórico Provincial de Las Palmas de Gran Canaria, podemos ver, de forma clara y precisa, los límites entre los municipios de San Lorenzo y Las Palmas de Gran Canaria. En esos límites se encuentra reflejado el Molino de Alviturría y la zona del mismo nombre en el Barranco de Guiniguada, además de Los Lomos que rodeaban a la Ciudad[7]. Aquel molino se encontraba muy cerca del Castillo del Rey que también se nombra en los límites entre ambos municipios en esta zona que siempre estuvo rodeada de conflictos motivados por los intereses de la Capital de aumentar su jurisdicción.

El Castillo del Rey y el Molino de Alviturría se encuentran en los Lomos que rodean la Ciudad, muy cercanos al barrio de San Nicolás. Actualmente podemos visitar la zona denominada Alviturría en el Barranco de Guinigüada. El Castillo del Rey y el Molino eran referentes fronterizos con las Murallas que rodeaban la Ciudad y como se puede apreciar, en el gráfico anterior, el límite de ambos municipios continuaba a lo largo de los Lomos que rodeaban al municipio de la Capital[8] a través de todas las hoyas, lo que sería denominado Rehoyas, hasta llegar a la costa de Guanarteme.

Otra de las firmas del Licenciado D. Domingo de Alviturría Orbea y Salazar[9]

Volviendo al origen del topónimo de Alviturría, sería la persona que fue dueña del Molino y sus alrededores, tratándose, como hemos visto, de D. Domingo de Alviturría Orbea y Salazar, personaje que vivió en el siglo XVII, el que dio el nombre a la zona, comenzándose a denominar Alviturría con posterioridad a su muerte. En un documento, fechado en el año 1665, D. Domingo de Alviturría arrendaba a Pedro Rodríguez, vecino del Lugar de San Lorenzo de Tamarasaite, unas tierras que tenía en el Barranco del Agua de la Ciudad, junto al Molino que en dichas tierras tenía. Lindaban por la parte de arriba con las tierras de Salvador Rodríguez que, como hemos visto, fue alcalde del Lugar de San Lorenzo desde 1679 a 1683, “y lomito arriba que salía de la Montañeta de San Lázaro y Barranquillo abajo a dar a la cueva y por la parte baja un pared que divide los dos cañaveros” y el Barranco[10]. Evidentemente se trataba de una zona cultivada de caña de azúcar, cultivo típico de los barrancos ricos en agua. En otro documento del día 7 de agosto del año 1679, podemos leer: “... tengo un molino y tierras en el Barranco de la Ciudad”[11]. Aquellas manifestaciones de D. Domingo de Alviturría del año 1679 cobran un significado especial dos años después, en un documento que hace alusión a los límites, y así en el año 1681 el citado Molino era uno de los referentes de los límites parroquiales de San Lorenzo con respecto a la vecina Ciudad, pudiéndolo apreciar en los mapas y planos que ilustran este trabajo.

Mapa de Coello, del siglo XIX, en el que he trazado una línea más gruesa para ver los límites de San Lorenzo con respecto a la Capital

En la ilustración anterior y en línea más gruesa, negra y roja, se pueden apreciar los límites de San Lorenzo con respecto a la Capital. Se aprecia el Castillo del Rey que se ponía como referencia en los litigios fronterizos[12]. 

Según el Censo del año 1897 en Alviturría sólo se encontraba un edificio destinado a molino harinero y en la Fuente de Morales se podían ver doce edificios, lo que indica que, al menos, doce familias vivían en aquel lugar en dicho año, lo que equivaldría a una población aproximada de sesenta personas. San Lorenzo, en aquel entonces, estaba dividido en once secciones, y Alviturría y Fuente de Morales pertenecían a la cuarta sección o también llamada de Las Rehoyas. En el año 1900 la Jurisdicción del Municipio de San Lorenzo quedó reducida a siete secciones y Alviturría y Fuente de Morales pertenecían a la tercera sección o también llamada del Dragonal. En el año 1903 el Municipio estaba dividido en dos distritos, el  de Tamaraceite y el de San Lorenzo, perteneciendo Alviturría y Fuente de Morales al de Tamaraceite.

El municipio de San Lorenzo y la jurisdicción de su parroquia coincidieron en su extensión hasta el año 1937, salvo la zona del Puerto y la Isleta, como se puede apreciar en el gráfico anterior y señalado con línea roja. En este último año mencionado la parroquia va a ver disminuida su feligresía al desmembrarse parte de la misma y crearse así otras parroquias. A pesar de ello, los límites no han permanecido inalterables a lo largo de los años, ya que se han producido ligeras modificaciones.

En el año 1938 se hablaba de la hacienda de labranza y arrifes en Fuente Morales[13], propiedad de Manuel González Suárez, en el término municipal de San Lorenzo, que había sido adquirida a D. Cristóbal Peñate Quevedo e hijos el día 14 de enero de 1926. Lindaba al naciente con el Camino de Alviturría, al poniente con las tierras de D. Francisco Manrique de Lara y Ponte, al norte lo hacía con la vereda que la separa de la finca de la Hoya de Paterna y al sur con el Barranco de Guinigüada.

Con el presente trabajo se pretende no sólo presentar un acercamiento a la historia de esta significativa zona sino hacer ver, y crear conciencia, de la magnitud de Atamarasaid, aquel gran cantón de antaño, porque en muchos documentos de aquella zona, hasta bien entrado el siglo XX, cuando se hablaba de la Fuente Morales y Alviturría se especificaba que se encontraban en Tamaraceite. Cuando hablamos de San Lorenzo tenemos que tener presente que Guanarteme y Las Rehoyas (que comprendía a Escaleritas, Schamann, Lomo Apolinario, Barranquillo de D. Zoilo, La Paterna, Llano de Enamorado o Siete Palmas, Las Torres, El Cardón o Chile, entre otros) y también Fuente de Morales o Albiturría son zonas pertenecientes al MUNICIPIO DE SAN LORENZO DE TAMARACEITE y como me decía un lingüista y querido amigo, y gran defensor de la Ciudad: “me han engañado y ocultado la verdadera historia durante muchísimo tiempo y eso es una aberración y faltar a la verdad y me siento dolido. No es justo que se nos tuviera engañados durante tantos años y que nos quisieran hacer ver, después de que se presentara tu tesis doctoral, que era una versión utópica y alejada de la verdad cuando era todo lo contrario”.

Ya es hora de que la verdad no sólo sea conocida sino que debe ser difundida lo más posible para que aquellos que nos creían locos apocalípticos, al menos, lean y se informen acerca da la verdadera historia y no defiendan, a capa y espada,  las pseudohistorias interesadas y falsarias. Es hora de poner las cosas en su sitio y todo comienza con recupera la verdad histórica y desterrar la mentira, defendida por muchos que creyeron que era conveniente ocultar la historia de San Lorenzo en beneficio de la Capital, olvidándose que la historia de nuestra Ciudad es grande sin tener que acudir a mentiras y ocultamientos de la auténtica realidad para ocultar la ilegalidad cometida con el Municipio de San Lorenzo de Tamaraceite.

Juan Francisco Santana Domínguez

Notas:
[1]  A.H.P.L.P. José Bethencourt Herrera. Nº 1.326. Años 1672-1673. Fol. 106-108.
[2]  A.H.P.L.P. José Bethencourt Herrera. Nº 1.327. Años 1674-1675. (consultable sólo en parte). Fol. 130-133.
[3]  A.H.P.L.P. José Bethencourt Herrera. Nº 1.328. Años 1676-1678. (Muy mal estado). Fol. 64v-69.
[4]  A.H.P.L.P. Audiencia. Procesos. Expediente 909.
[5]  A.H.P.L.P. Luis de Castilla Valdés. Nº 1519. Año 1706. Fol. 332-337v.
[6]  A.D.L.P.  Reales  Cédulas.  Límites Parroquiales.  Real Audiencia de Canarias.  Documentos sueltos. Sin fol.
[7]  A.A.L.P.  Sección de Urbanismo. Plano de deslinde: San Lorenzo - Las Palmas.  Sólo representa una parte del plano original.
[8]  A.A.L.P.  Sección de Urbanismo. Plano de deslinde de San Lorenzo - Las Palmas.
[9]  A.H.P.L.P. José Bethencourt Herrera. Nº 1.329, f. 215v.
[10] A.H.P.L.P. Diego Álvarez de Silva. Nº 1.282, fs. 191v-192v.
[11] A.H.P.L.P.  José Bethencourt Herrera.   Nº  1.329,  fs.  211r-215v.
[12] COELLO,  F.:  Atlas de España y sus posesiones de ultramar.  Madrid  1847. T. II. Esta  obra  consta  de  dos  desplegables  y  en  el segundo he marcado con una línea más gruesa para señalar los límites aproximados del municipio de San Lorenzo con su vecino de Las Palmas, también  he  señalado  con  una  flecha  el  Castillo  del  Rey  y colocado  el  nombre de San Lorenzo, así como la línea roja que marca otro límite municipal hasta el año 1821 aproximadamente.
[13] A.H.P.L.P. Ayuntamiento de San Lorenzo. Amillaramientos. Caja 626.