×

Advertencia

Uso de cookies - Unión Europea

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.

Ver la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas

El uso de cookies ha sido rechazado.
Imprimir
Categoría: La voz silenciada
Visto: 3655

Después de escribir sobre casi un centenar de alcaldes del Municipio de San Lorenzo de Tamaraceite en libros y artículos he querido, en esta ocasión, hacerlo sobre Juan Rodríguez Lantigua[1]. He de decirles que de forma casual he averiguado que se trata de mi tatarabuelo paterno y que esta relación la desconocía hasta hace muy poco tiempo. He llegado a este descubrimiento a través de mis trabajos de investigación sobre nuestro Municipio. Todo se debe a que surgió, en un momento, el nombre del padre de mi abuelo Juan y, de repente, la luz al respecto, la conexión inmediata. No suelo hablar de mis cosas personales y en este caso se trata no sólo de mi tatarabuelo sino que es un personaje público de nuestro MUNICIPIO y es por ello que lo socializo. No pretendía buscar mis orígenes entre personas de esta índole pero surgió y, sinceramente, me siento muy contento. Como les he comentado no fue algo buscado sino que después de muchos años, el día 11 de agosto de 2011, me he encontrado con la sorpresa de este hallazgo. Yo sabía que mis orígenes por lado paterno se encontraban en Tamaraceite pero nunca me imaginé que uno de aquellos alcaldes, que he buscado en miles de documentos y con los que me he emocionado y también, en algunos casos, indignado, pudiera tener relación conmigo.

El listado de alcaldes, como muchos de los lectores saben, se ha ido confeccionando, muy poco a poco, a lo largo de más de veinticinco años de trabajo y el de Juan Rodríguez Lantigua apareció hace ya bastante tiempo. No me imaginaba que pudiera estar emparentado con uno de los alcaldes del municipio al que he dedicado mi Tesis Doctoral pero así surgen las cosas. Un testamento y unos hijos me llevaron a detenerme, por unos momentos, y surgió la conexión con mi abuelo paterno. En muchas ocasiones me preguntaba sobre mi elección, tan lleno de dificultades, de tesis doctoral y de mi entrega por dar a conocer este Municipio nuestro y posiblemente aquí se encuentre algo de respuesta. ¿Es posible que los genes me hayan transmitido ese deseo de recuperar lo que es nuestro? Si sabía la conexión de mi abuelo paterno y de mi bisabuelo a Tamaraceite pero desconocía mis ancestros anteriores a este último. Con mi trabajo he encontrado algunas respuestas y también me ha llenado de satisfacción poder transmitir este hallazgo a mi padre, que también lo desconocía, y al resto de la familia.

 

Juan Rodríguez Lantigua vivía en Tamaraceite[2] y desempeñó el cargo de alcalde desde el año 1857 y seguía siendo alcalde[3] el día 9 de noviembre de 1858[4]. Volvió a ser nombrado alcalde de San Lorenzo el día 22 de diciembre del año 1862, cargo que desempeñó hasta 1864. Hay que decir que en el libro de Elecciones de Concejales Nº 367 de San Lorenzo existe una laguna de datos del año 1853 a 1858 por lo que su actividad al frente del Municipio pudo ser más mucho amplia.

No sólo desempeñó el cargo de alcalde sino que también ejerció como Juez de Paz[5] de San Lorenzo y como tal subastó unas tierras en Román, el día 15 de octubre del año 1868, a las 12 de la mañana y a viva voz. El depositario de aquellas tierras era Francisco Rodríguez Lantigua. El remate se hizo por uno o tres años, haciéndose con aquellas tierras José Manuel Naranjo, con el acuerdo de que debían quedar en buen estado, una vez se cumpliera el período establecido.

También desarrolló la actividad de concejal, durante muchos años, pero no queda en esas funciones la labor desarrollada por Juan Rodríguez Lantigua sino que los alcaldes Sebastián Cabrera Suárez y Cayetano Guerra Domínguez le nombran Síndico, siendo elegido por unanimidad, lo que demuestra la valía y el respeto que se tenía por este hombre. Curiosamente, en muchas ocasiones, su firma junto al alcalde de turno es la que se aprecia en las sesiones municipales mientras que los otros concejales no acudían a las mismas. De forma evidente era un hombre con una gran responsabilidad política y social.

 

En la segunda ilustración, junto a la firma de Juan Rodríguez Lantigua, se ve el sello de la Alcaldía Constitucional de San Lorenzo

El día 20 de agosto de 1890 Juan Rodríguez Lantigua[6] tenía 67 años y manifestaba que era propietario de diversas posesiones en Tamaraceite y sus alrededores.

Firma de Juan Rodríguez Lantigua junto al sello de la Alcaldía Constitucional de San Lorenzo

Juan Rodríguez Lantigua hacía su testamento[7] el día 25 de diciembre de 1898. En aquellos momentos era viudo y decía que era labrador y propietario de 75 años de edad. Nos especifica en dicho documento que era natural del pueblo de Santa Brígida y vecino de San Lorenzo, en el pago de Tamaraceite. Tenía su cédula personal, que le fue otorgada el 14 de noviembre de 1898, con el número 519. Hijo legítimo de Juan y Gabriela, difuntos. Declara ser católico y en cuya fe había vivido e iba a morir. Deja dicho que se le digan 30 misas de San Vicente Ferrer. Pedía ser enterrado en el lugar en el que falleciera. Se había casado con Josefa Rodríguez y Naranjo y habían tenido 11 hijos, de los que tres de ellos fallecieron siendo solteros, y ocho estaban vivos en aquella fecha: María de los Dolores (casada con José del Pino Montesdeoca y Pérez), Juan (soltero que residía en Cuba), Ignacio (soltero y se encontraba en Buenos Aires, Argentina), María Antonia (esposa de Francisco González Alemán), Manuel (que contrajo matrimonio con Micaela Santana Domínguez), Juana (que fue casada con José Santana Domínguez), Antonio (soltero) y Josefa Rodríguez Rodríguez (casada con Juan Henríquez y Navarro). Todos eran vecinos del Municipio de San Lorenzo de Tamaraceite.

Firma en el momento en el que hizo su testamento, en el año 1898

 

Manifestaba que sus bienes fueron adquiridos de sociedad de  gananciales, excepto un pequeño trozo de terreno que había comprado siendo ya viudo, que no especificó por ser notorios y conocidos por sus herederos. Dice que en su propiedad y destinadas a la labor de las mismas  se encuentra una res vacuna correspondiente a su hijo Manuel y otra de su hijo Antonio. También una mula del último mencionado y una res que seguía siendo de su propiedad. Dejó escrito que le profesaba el mismo cariño a todos sus hijos pero debía tener consideración con Manuel y Antonio porque, desde hacía algunos años le venían prestando, con total desinterés, unos extraordinarios servicios en las faenas agrícolas, entregándole religiosamente sus productos, con los que después de atender a las primeras necesidades cubría algunas deudas y es por ello que les regalaba todos los frutos pendientes y recolectados y los animales con su crías que al tiempo de su muerte se reconocían de su propiedad. El resto de sus posesiones lo dejaba, a partes iguales, para todos sus hijos. Firmó, como se puede apreciar en la ilustración anterior.

El presente trabajo es sólo una aproximación a una biografía, que al igual que las de otros alcaldes, podría ser ampliada en un futuro.

 

Juan Francisco Santana Domínguez

Notas:

[1] A.H.P.L.P. Ayuntamiento de San Lorenzo. Elecciones de Concejales: 1870-1891. Libro 368.

[2] A.H.P.L.P. Ayuntamiento de San Lorenzo. Elecciones Concejales 1844 – 1869. Libro 367.

[3] A.H.P.L.P. Ayuntamiento de San Lorenzo. Elecciones de Concejales. Libro Nº 367. Años 1844 – 1869.

[4] Colección de documentos familiares de D. Jesús Hernández García. Vecino de Román.

[5] A.H.P.L.P. José Benítez Larena. Nº 3.674, nº 508. Año 1898.

[6] A.H.P.L.P. Ayuntamiento de San Lorenzo. Libro de Elecciones de Concejales. Nº 368. 1870-1891.

[7] A.H.P.L.P. Ayuntamiento de San Lorenzo. Libro de Elecciones de Concejales. Nº 367. 1844-1869.