×

Advertencia

Uso de cookies - Unión Europea

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.

Ver la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas

El uso de cookies ha sido rechazado.
Imprimir
Categoría: La voz silenciada
Visto: 4512
Tres Cantos es un caso único en España: la primera ciudad creada desde la nada, diseñada por expertos urbanistas y construida, en una primera fase, por una empresa pública. Repasemos la pre-historia tricantina, de apenas 25 años, hasta que en 1991 se consigue ser municipio independiente.

A finales de los 60, las grandes urbes españolas se veían desbordadas por la inmigración que a ellas llegaba. En 1970, el Director General de Urbanismo, Antonio Linares, promueve el Decreto-Ley sobre ACTUR (Actuaciones Urgentes) para la creación de unidades urbanísticas autosuficientes en distintos puntos de España. Una de estas “actures” (doce en total) fue la de Tres Cantos, cuya expropiación de suelo fue aprobada por una Orden del Ministerio de la Vivienda el 29 de noviembre de 1971.

La zona hoy conocida como Tres Cantos constaba de un viejo apeadero del ferrocarril Madrid-Burgos, 60 habitantes diseminados y la urbanización Valcastellanos.

Tres Cantos, S.A. (TCSA) fue una empresa pública constituida con la misión de dirigir la construcción de la ciudad; la gestión municipal se encomendó a Colmenar Viejo.

Todas las “actures”, excepto Tres Cantos, bien no comenzaron, derivaron en barrios y polígonos industriales o se cambió su concepto. Tres Cantos ha sido la única iniciativa de este tipo que se desarrolló como ciudad integral y que ha logrado convertirse, además, en una ciudad autosuficiente.

El proyecto
El 22 de septiembre de 1971 se aprobaba el Plan Parcial de la Actuación de Tres Cantos, a partir de 11 planes parciales. El proyecto proponía 36.500 viviendas para albergar 150.000 habitantes y una zona industrial que ofreciera 40.000 puestos de trabajo.

Sin embargo, en 1982 el proyecto de Tres Cantos estaba anclado por un claro desinterés de las entidades públicas y privadas implicadas. Un año después, se decide retomar el proyecto si bien se reducen las dimensiones de Tres Cantos de forma considerable, potenciándose, además, la construcción de adosados, se recalifican zonas verdes y se aumenta la zona industrial, con la instalación en Tres Cantos del Parque Tecnológico de Madrid.

En 1984, TCSA tenía un déficit de casi 12.000 millones de pesetas; sólo cinco años después, gracias a las energías política y empresarial inyectadas, consiguió un superávit de 7.000 millones. El proyecto Tres Cantos retomaba su rumbo.

Crecimiento social
Los primeros habitantes de Tres Cantos procedentes de otras localidades fueron los vecinos de las cooperativas El Madroño y Fuenteovejuna, del Sector Descubridores. Corría el año 1982. El primer vecino fue Francisco Ramírez, en agosto, mientras que el primer nacimiento corresponde a María Ángeles, bautizada el 25 de diciembre de dicho año.

El bar Velázquez (actual oficina del Banco Santander en la Avda. de Colmenar Viejo), fue el primer sitio de reunión de los habitantes. Los tricantinos no teníamos representación política y, siguiendo los movimientos sociales de protesta habituales en los 70, todas las reivindicaciones tricantinas (transporte público, dispensario médico, contenedores de basura, etc.) se lograron a base de manifestación.

Porque Tres Cantos no contaba ni con centro de salud ni farmacias, muy pocas tiendas y los servicios religiosos se celebraban en un local comercial. Eso sí, en el suministro de Gas Natural nuestro municipio fue pionero: se inició su distribución el 1 de octubre de 1987.

La segregación
A Colmenar Viejo, segundo municipio en extensión de la Comunidad de Madrid (220 km2), se le asignó la gestión municipal de Tres Cantos. Con el paso de los años y el crecimiento de la población, los tricantinos llegamos a tener representación en la Corporación colmenareña. Porque, paralelamente, entre los vecinos tricantinos había nacido un sentimiento de apego a su verdadera localidad donde vivían. Un movimiento vecinal que luchó por segregar Tres Cantos de Colmenar Viejo para que los tricantinos pudiéramos decidir, por nosotros mismos, el futuro de la ciudad.

Dos documentos certificaron la viabilidad económica y social tanto de Colmenar Viejo como de Tres Cantos en un supuesto de segregación. Por una parte, el economista Javier Russinés, de la empresa Gapsa, realizó un concienzudo estudio económico que certificaba dicha viabilidad; por otra, la empresa OIKON llevó a cabo un sondeo que arrojó unos datos muy esclarecedores: el 83,1% de los tricantinos se mostraba favorable a la independencia; este porcentaje también fue mayoritario, 59,8%, ante la misma pregunta planteada a vecinos de Tres Cantos y Colmenar de manera conjunta.

21 de marzo de 1991
Mediante un complejo proceso político, la segregación de Tres Cantos de Colmenar Viejo fue cumpliendo sus pasos. En agosto de 1988 se crea la Junta Municipal de Tres Cantos, con una población que ya rondaba los 12.000 habitantes. En noviembre del 90, el Ayuntamiento de Colmenar Viejo aprueba el Expediente de Segregación de Tres Cantos; en marzo del 91, el Pleno colmenareño aprueba la segregación de Tres Cantos; finalmente, el 21 de marzo de 1991, el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid publica el Decreto 15/1991: “se aprueba la segregación de parte del término municipal de Colmenar Viejo para crear un nuevo municipio denominado Tres Cantos”.

Un diseño moderno
Amplias avenidas -cómodas para el peatón y el tráfico- y grandes zonas verdes para una ciudad al gusto y necesidades del ciudadano del siglo XXI. Así se creó Tres Cantos, tomando el modelo de las “new towns” inglesas y americanas, especialmente de Columbia (EE.UU.), que es ciudad hermana.

Atractiva para las empresas
Tres Cantos se proyectó como una ciudad autosuficiente, para lo que era necesario que contara con empresas que ofrecieran empleo. La ubicación, en 1986, de la multinacional americana ATT en Tres Cantos -en el complejo que hoy ocupa BP Solar- supuso el despegue definitivo para que otras empresas se interesaran por Tres Cantos. Que el Parque Tecnológico de Madrid se edificara aquí también animó en este sentido.

Más información: Ayuntamiento Tres Cantos