×

Advertencia

Uso de cookies - Unión Europea

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.

Ver la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas

El uso de cookies ha sido rechazado.
Imprimir
Categoría: La voz silenciada
Visto: 4648
Hay zonas en el territorio que ocupaba el Municipio de San Lorenzo que son de reciente despegue poblacional pero no por ello se trata de topónimos de nueva creación y así sucede con la Hoya del Enamorado y Las Borreras, vinculadas a la actual zona de Siete Palmas y alrededores. Así vermos que ya en el año 1635 Francisco González Enamorado[1] era uno de los personajes implicados en la venta de una casa en Las Palmas, este personaje dará nombre al topónimo que será encontrado en mucha documentación del siglo XVII al XX, aunque en este último sufriera un olvido para que con ocasión de la urbanización de la zona de Siete Palmas, muy recientemente, volviera a recuperarse su nombre, dándoselo a una de sus calles. Sería acertado hacer un pequeño recorrido hasta llegar al momento presente y es por ello que se debería partir de un escrito en el que D. Diego Gallego de Mendoza, Alguacil Mayor de la Real Audiencia, arrendaba a Baltasar de Cabrera, vecino de la ciudad de Las Palmas, por un período de nueve años, todas las tierras labradías y montuosas que tenía en el término de Tamarasayte. Las mencionadas tierras lindaban con las de Francisco González Enamorado, por la parte de arriba, dividiéndolas de aquellas una vereda y por la parte de abajo encontrábamos las tierras de Pedro Ramos y el mar. El arrendamiento se pagaba con cinco fanegadas de trigo “limpio bueno” cada año[2].

El 16 de noviembre de 1850 aparecía en la prensa que se había descubierto una grieta  en el paraje denominado Hoya del Enamorado y Borreras. Textualmente[3] se podía leer: “La abertura aun cuando confusa por partes hasta la mitad del Lomo del Muerto, tendrá por largos trozos una pulgada de anchura y la extensión de una media legua. No hay desplomamiento a ningún lado de la línea, en la cual se notan pocas oblicuaciones, ni se ha notado más movimiento”.

En el año 1879 se decía que el Lomo Enamorado estaba plantado de trigo y pertenecía a D. Pedro del Toro Figueroa, concretamente poseía dos fanegadas y media de tierras[4] en aquel lugar. En el año 1899 Dª Ángela Naranjo Santana tenía una fanegada y siete celemines de tierra en la Hoya del Enamorado que había heredado de su padre D. Antonio Naranjo Ortega. Esta propiedad[5] lindaba por el naciente con las tierras de D. Rafael Massieu, por el poniente con las de D. José Naranjo Santana, al norte con Dª María de los Dolores Falcón y al sur con D. José Hermenegildo Hurtado. También tenían la misma cantidad sus hermanas y hermanos: Francisca, José, María, Antonia, Andrés y Micaela Naranjo Santana. La parte del mencionado José fue vendida, en el año 1904, a D. Diego Betancor Hernández, denominada del Lomo del Medio y lindaba al naciente con D. Rafael Massieu y Falcón, al poniente y sur con Dª María Dolores Falcón Quintana y al norte con las tierras de D. Antonio Manzano y el Barranquillo[6].

También en el año 1899 D. Agustín del Toro y Rivero tenía en la Hoya del Enamorado dos fanegadas y seis celemines de tierras que había comprado a D. Pedro del Toro y Figueroa hacía más de veinte años. Lindaba al naciente con el Camino Real que iba para Las Borreras, al poniente el barranquillo que las separaba de las tierras de Dª Dolores Falcón y Quintana, al norte con terrenos de D. Antonio Manzano Ramírez y al sur con el Camino Público y las tierras de D. José Hermenegildo Hurtado de Mendoza que en aquel momento eran de sus herederos. El mismo poseedor tenía cuatro fanegadas y dos celemines en el Lomo de las Borreras, que adquirió de la misma forma que el anterior. Lindaba al naciente con los terrenos de D. Rafael Massieu y Falcón, al poniente con los herederos de D. Miguel de la Rosa, al norte con el Camino Público y al sur con los terrenos de D. Antonio Manzano y Ramírez[7]. Otro de los poseedores de tierras en la Hoya del Enamorado era D. Sebastián López Navarro, adquiridas por su esposa Dª Josefa Cabrera Naranjo por herencia de Dª María Naranjo Santana, se trataba de una posesión de una fanegada y siete celemines.
   
En el año 1903 D. Simón Quintana González compró a su cuñado D. Antonio González una fanegada y seis celemines en la Hoya del Enamorado, en Los Lomos de Tamaraceite[8], que lindaba al naciente con los herederos de Dª María Naranjo, al poniente con D. Andrés Naranjo y estanque de barrial, al norte con Dª María Dolores Falcón Quintana y al sur con D. Rafael Massieu y Falcón.

Hemos podido ver como los barrios de reciente creación también tienen su historia, una larga historia que sus actuales moradores desconocen, pero que el poder conocerla les puede aportar un mayor cariño y un sentimiento de pertenencia al lugar en el que actualmente viven. A menudo y en muchas partes del globo surgen estos grupos humanos que llegan a una nueva zona en la que desarrollan su existencia, siendo en muchos casos los que realmente van a defender, de forma convencida, su nuevo entorno. En Canarias tenemos muchísimos casos de gente que ha venido del exterior, en muchos casos de la Península, y pasan a ser referentes de la defensa de unos ideales de tipo nacionalista. Con ello quiero decir que no sólo están interesados en el tema del Municipio de San Lorenzo, como ya hemos podido comprobar, los que aquí han nacido y también sus descendientes, sino que por ende hay un porcentaje de personas, no tan arraigada en el territorio en cuestión, que empiezan una andadura  y en su camino desean conocer la verdad que por tanto tiempo ha sido silenciada*.

Juan Francisco Santana Domínguez
Doctor en Historia


* Con una serie de nuevas aportaciones el presente trabajo es parte del libro “Notas sobre el Municipio San Lorenzo de Tamaraceite: Un ejemplo de injusticia histórica”, del mismo autor.


[1] A.H.P.L.P. Francisco de Moya.  Nº 1.196. En 1 de noviembre de 1635.
[2] A.H.P.L.P. Francisco Ortega. Nº 1.404. fs. 190v–192r.
[3] El Avisador de Canarias. Periódico de Anuncios e intereses materiales. Nº 5. A 16 de noviembre de 1850. Tenerife
[4] A.H.P.L.P. Amillaramientos. Ayuntamiento de San Lorenzo. Libro Nº 114. Año 1879. Sin foliar.
[5] A.H.P.L.P. Ayuntamiento de San Lorenzo. Amillaramientos. Libro 108,  fs. 35-42.  Año 1899.
[6] A.H.P.L.P. Ayuntamiento de San Lorenzo. Amillaramientos. Libro 109,  f. 673.  Año 1899.
[7] A.H.P.L.P. Ayuntamiento de San Lorenzo. Amillaramientos. Libro 108.
[8] A.H.P.L.P. Ayuntamiento de San Lorenzo. Amillaramientos. Libro 109, f. 737.