×

Advertencia

Uso de cookies - Unión Europea

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.

Ver la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas

El uso de cookies ha sido rechazado.
Imprimir
Categoría: Últimas Noticias
Visto: 2022
Con estupor acabo de leer una noticia en la que se nos dice que el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, D. Jerónimo Saavedra, entre los Premios de la Ciudad de este año 2008, manifiesta que se concederá al ex Municipio de San Lorenzo la Medalla de Oro de la Ciudad. En tal sentido hay que aclarar algunas cuestiones a ese comunicado.

Image

En primer lugar me llama muchísimo la atención las deferencias que, desde hace un tiempo, se tienen con San Lorenzo. ¿Estarán en relación a las reivindicaciones que se vienen haciendo desde varios frentes, entre ellos, nuestra Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y del Municipio de San Lorenzo? En segundo lugar recordar que la Jurisdicción de San Lorenzo no representa tan sólo un 20% del territorio de la Ciudad, hoy en día. Para no ser reiterativo he de indicarles que en esta página web tienen información suficiente para conocer este tema en profundidad o lean otros artículos que se han publicado en otros  medios o libros, recordando y recuperando la historia diferenciada de nuestro Municipio de San Lorenzo. Tenemos que tener presente que este Municipio fue incorporado a la Capital el día 1 de enero de 1940, en lo que se puede definir como un asalto contra un municipio soberano al que amparaban todas las leyes, siendo incorporado por la fuerza y llevando a cabo una estrategia del Ayuntamiento de la Capital. Durante el año 1936 era alcalde de Las Palmas de Gran Canaria D. Antonio García López y al año siguiente es nombrado Gobernador Civil, siendo precisamente en ese momento cuando se lleva a cabo la estudiada anexión, aunque se tardó en hacerlo efectivo hasta la fecha arriba indicada porque la documentación que se enviaba al Gobierno de la Nación era rechazada, una y otra vez, ya que no presentaba lo que se le exigía, en otras palabras, era inviable.
El Sr. Serrano Súñer firma el documento de anexión, del Consejo de Ministros, haciendo alusión a la Ley Municipal de 1935, mencionando el Artículo 10, que precisamente se lo impedía. A pesar de todo se impuso el silencio, el miedo generalizado, y el olvido interesado. Lo cierto es que aquella ilegalidad se ha perpetuado en el tiempo y la etapa de la democracia no ha reparado aquella injusticia.

El Municipio de San Lorenzo, como entidad, hoy no aparece en ningún mapa pero sí que existe en nuestros corazones. No se puede hacer acallar una reivindicación justa, no se puede silenciar la verdad con una Medalla de Oro de reconocimiento al pueblo de San Lorenzo. No se olviden que San Lorenzo no es el pueblo de San Lorenzo y sí es muchísimo más porque su extensión territorial es mucho mayor de lo que algunos creen.  Dentro de los límites de la Jurisdicción de San Lorenzo se encuentran lugares como Schamann, Escaleritas, Las Arenas, El Polvorín, Lomo Apolinario y sus alrededores, San Antonio, Barranquillo de Don Zoilo, La Paterna, Guanarteme hasta la Plazoleta de Farray, siendo la Peña la Vieja el referente fronterizo, además de San Lorenzo, La Milagrosa, Almatriche, Dragonal Bajo, Dragonal Alto, Tamaraceite, Las Majadillas, Hoya Andrea, La Suerte, Piletas, Tenoya, Cuevas Blancas, Casa Ayala, Román, El Zardo, Cuesta Blanca, Llanos de Mª Rivera, Siete Puertas, Lomo los Frailes, Las Perreras, La Galera, El Toscón, S. José del Álamo, Las Mesas, Los Giles, Costa Ayala, Cuevas Torres, La Minilla, Las Torres, La Feria, El Rincón, El Cardón, Chile, Cruz de Piedra, Alviturría, Las Rehoyas o la Hoya de Enamorado, actual Siete Palmas, entre otros.

No se puede premiar el deseo de recuperar lo que nos pertenece por ley y hoy se encuentra formando parte de la Capital. Lo que se está llevando a cabo es algo tan justo y tan honesto como es una lucha en pro de conseguir nuestro autogobierno, la desanexión, la restitución porque lo que se hizo bajo la ilegalidad, por la fuerza de las armas y de la violencia generalizada debe ser declarado nulo por propio derecho. La Medalla de Oro no puede restituir el daño, las pérdidas humanas, la dignidad de unas personas que no pudieron hablar en su momento. La solución es el diálogo y el acercamiento, algo que ya se le ha planteado al Sr. D. Jerónimo Saavedra, desde hace algún tiempo, sin obtener ningún tipo de respuesta.

Es hora de que reivindiquemos, con más fuerza que nunca, nuestro derecho a un gobierno cercano, que de solución a los múltiples problemas que atraviesan nuestros pueblos, por la lucha por un medio ambiente más sano y más respetuoso con nuestro entorno, por un racional crecimiento en donde los espacios naturales se respeten y no se sepulten con cemento y asfalto, por una revalorización de nuestros valores diferenciados: culturales, económicos, antropológicos, ecológicos, etnográficos e históricos. ¡Basta ya de tanto abandono y de tanto interés especulativo! Tenemos que luchar por un entorno más saludable y que esté unido a un progreso inteligente y razonado, tendente a que es posible una mayor calidad de vida, así como una atención a los ciudadanos más cercana y más humanizada.

Juan Francisco Santana Domínguez
Doctor en Historia