×

Advertencia

Uso de cookies - Unión Europea

En esta web usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.

Ver la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas

El uso de cookies ha sido rechazado.
Imprimir
Categoría: Últimas Noticias
Visto: 3322
El día de cualquier presentación se convierte en algo diferente a lo habitual, llamadas para comunicarnos la imposible presencia; las de ánimo y afecto solidario; las de la amiga que se preocupa por el estado de salud del ponente; la llamada de la organización del evento para cerrar las intervenciones; los miedos, en este caso, a la carretera de Teror, sobre todo de noche; el preparar las palabras que se han de decir; los olvidos y errores que surgen de improviso…

Image
Vista de la Sala y de parte del público asistente al acto de la presentación.

El marco era el ideal, Teror, el lugar donde nació la biografiada, Pino Ojeda, y también mi madre y en el que pasé muchísimos momentos de mi niñez, en El Rincón, en el hogar de mis abuelos maternos. Un pueblo tranquilo e inmaculado, una Plaza, silenciosa pero acogedora que espera, con el abrazo amistoso de sus árboles, a los asistentes.

Image
Portada del libro “Pino Ojeda. Pintora y poeta”, editado por Anroart Ediciones S.L.

En la sala de la Casa de la Cultura, al principio muda, se va haciendo una agradable mezcla de susurros con la llegada de los amigos y amigas, a los que te acercas para agradecer su deseada presencia. Poco a poco van llegando los conocidos, físicamente y virtualmente. Se da el caso que alguna presencia tenía la novedad de que aún no nos habíamos visto o abrazado porque el contacto había sido, hasta entonces, a través del poder de la tecnología: páginas web o blogs. Allí estaba, entre otros muchos, porque la amistosa y respetuosa asistencia abarrotó la sala, nuestro amigo y bloguero Agustín Mora. Al presentarse me pareció que le conocía desde siempre. Su presencia me produjo una gran emoción y alegría.

Image
Saludo del autor.

Image
Momento de la presentación.

¡Qué grandioso lo de las amistades virtuales! Otros amigos que han surgido de ese mundo virtual, como se le suele llamar, yo diría seres que siempre han estado ahí, pacientemente esperando, aunque en este caso ya nos conocíamos físicamente, por otros encuentros anteriores al del miércoles pasado en Teror, como Rosario Valcárcel y Luis León Barreto, autor del prólogo de la obra que se presentaba.

Image
Luis León Barreto, autor del prólogo, Juan de Dios Ramos, Alcalde de la Villa de Teror, y Juan Francisco Santana Domínguez, autor de la obra.

El maravilloso regalo de la amistad estaba presente, a modo de diferentes flashes de diferentes momentos de mi vida. Teror les unió, mágicamente de forma intemporal, y me abracé a amigos y amigas docentes, alumnos, artistas plásticos, escritores, políticos, investigadores, cronistas, familiares…todos juntos formaban un arropamiento respetuoso y de un envolvente afecto y cariño, de diferentes momentos de mi existir. Todas y todos, muy juntos, hicieron que esa noche fuera mágica, para Pino Ojeda y para mí. Agradecer al Sr. Alcalde de la Villa de Teror y a todos los organizadores, especialmente a Alexis Trujillo, su presencia y amabilidad. Como colofón a la presentación del libro “Pino Ojeda. Pintora y poeta” nos encontramos con el regalo de un magistral recital poético-musical a cargo de los actores Antonio Abdo y Pilar Rey.

Image
Los actores Antonio Abdo y Pilar Rey en su recital poético.

Las fotografías que ilustran este texto son obra del fotógrafo y amigo José Luis Viéitez Gil. También pueden ver el reportaje fotográfico realizado por Tino Torón, también fotógrafo y amigo, en el artículo, de esta misma página web, titulado “Presentación del libro sobre la vida y la obra de Pino Ojeda”.

Image
Firmando ejemplares.

Este escrito sólo tiene la pretensión de expresar mi sincero agradecimiento a todas y todos
los asistentes, así como a los que no pudieron hacerlo, a ese entrañable e inolvidable acto que tuvo lugar en Teror.

Juan Francisco Santana Domínguez